El Partido Roldosista Ecuatoriano: Axioma del populismo en el Ecuador

Nicholas Gachet, Miguel Molina D.

Resumen

El surgimiento

Era el 24 de abril de 1982 cuando Abdalá Bucaram Ortiz lideró una romería a la tumba del expresidente Jaime Roídos Aguilera y su esposa Martha para inaugurar, en el marco de una Convención Nacional, el Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE). Era una escisión del Partido Pueblo, Cambio y Democracia, la agrupación que fundara en 1981 Roídos[1] , para alejarse de la línea de su tío político Assad Bucaram, líder de la Concentración de Fuerzas Populares*. En ese día, también, el PRE se declaró en oposición al gobierno de Oswaldo Hurtado Larrea.

Desde su inicio el PRE se formuló como una plataforma política y electoral alrededor de la figura de Abdalá Bucaram, su líder supremo. Es por eso que repasar la historia del PRE es contar, en cierto modo, datos biográficos de Bucaram. La primera vez que asumió un cargo de elección popular fue en 1984, como Alcalde de Guayaquil. No llegó a terminar su gestión; foe acusado de peculado por la Contraloría General del Estado y huyó -por primera vez- a Panamá. En 1988, el PRE volvió a conseguir la alcaldía de Guayaquil con la candidatura de Elsa Bucaram, hermana de Abdalá, quien tampoco terminó su período por denuncias de peculado y malversación de fondos públicos.

En ese mismo año, Abdalá Bucaram llevó al PRE a disputar, por vez primera, la Presidencia de la República en segunda vuelta electoral, pero fue derrotado por el Dr. Rodrigo Borja Cevallos. En 1992 se postuló nuevamente como presidenciable pero alcanzó, solamente, el tercer lugar.

El poder

Bucaram se impuso sobre el “delfín” socialcristiano, Jaime Nebot, en las elecciones de 1996. Su presidencia estuvo caracterizada por su conducta autoritaria, los escándalos de corrupción y las manipulaciones políticas. La aplicación de medidas económicas carentes de prudencia[2] , así como su intento por introducir un plan de convertibilidad, ocasionó un paro nacional que el 5 de febrero de 1997 viabilizó en el Congreso votos suficientes para declarar la “incapacidad mental” de Bucaram en el ejercicio de la Jefatura de Estado.

La conducta de Bucaram -llamado “el Loco” por las multitudes en sus participaciones políticas estuvo plagada de todo tipo de excesos. Sin embargo, en el análisis académico del PRE y del “fenómeno Bucaram” como axiomas del populismo, es preciso entender que ese partido no era solamente, como sus detractores aseguraban, un partido que daba al pueblo lo que quena ver y oír, sino que también le otorgaba un reconocimiento de lo que era y una visibilidad que hasta entonces le había sido socialmente negada. Es por eso que en sus discursos, su líder máximo decía representar

“a los pobres, a los descamisados. Donde hay necesidad, está el Partido Roldosista, donde hay dosis de racismo, combatimos el racismo; (…) ahí está el lumpen, las cocineras, las prostitutas, los marineros, los carpinteros, los albañiles, en buena hora. Si ahí está una clase media liberal, de pensamiento liberal, en buena hora. Si están los profesionales liberales, en buena hora. Yo no me preocupo en realidad quién está en el partido roldosista. Me gustaría que esté Febres Cordero para mejorarlo como persona, para reformarlo, para hacerlo un hombre, ¿no?”**

Lo cierto es que el PRE, aún con sus excesos, contribuyó de forma protagónica a la debacle de ese sistema de partidos clientelar, corrupto, y que se basó en el uso instrumental de las Cortes de Justicia[3].

El inicio del fin

Destituido Bucaram, el PRE buscaba una figura capaz de ganar las elecciones de 1998. El elegido fue el abogado Alvaro Noboa, quien ejerció como titular de la Junta Monetaria en el Gobierno de Bucaram. Éste había dicho que “un hombre como Alvaro Noboa les daría una tunda[a otros candidatos] , porque sería el éxito por su eficiencia basada en el poder”[4]. Es así como Noboa iniciaría la travesía del “eterno candidato” hacia la presidencia de la República.

Noboa tenía posibilidades y el PRE lo apoyaba para sustituir al presidente interino, Fabián Alarcón. Sin embargo, al frente se encontraba un candidato apoyado por las grandes élites, el ex alcalde de Quito, Jamil Mahuad. Como se haría común en Noboa en los futuros comidos, no pudo llegar a la presidenda; sin embargo, muchos cuestionan la transparencia de aquellas elecdones en las que finalmente fue posesionado Mahuad.

Para el 2002 otro Bucaram se candidatizaría a la Presidencia de la República, pero no “El loco que ama”, sino su hermano Jacobo. Inició su campaña presidencial imitando las excentricidades de su hermano, inclusive usando sus mismos refranes. Jacobo se definía como “un arrecho roldosista que va a enfrentar a los pelucones del país”[5]. Como recordará probablemente el lector, Lucio Gutiérrez le arrebató el sueño presidencial. Jacobo pasó sin pena ni gloria.

El PRE contemporáneo

En la décimo séptima edición (2007) de su libro “El Poder Político en el Ecuador”, el expresldente Oswaldo Hurtado ofreció un panorama de la situación del PRE:

Los juicios que se le siguieron[a Abdala Bucaram Ortíz] por corrupción en el desempeño de la Alcaldía[de Guayaquil] y de la Presidencia le llevaron al exilio, alejamiento que ha perjudicado al PRE debido a que es una organización sustentada en el caudillismo de su líder, motivo por el que hoy sufre deserciones que limitan sus posibilidades electorales.[6]

Efectivamente, la Importancia del PRE disminuyó con los años, consiguiendo escaños contados con los dedos para escasos miembros de su partido. Entre ellos el hijo de Bucaram, Abdalá Bucaram Pulley (Dalo), y su esposa Gabriela Pazmiño.

No obstante, para las elecciones generales de 2013, el PRE propondría el regreso de su líder a la contienda presidencial. Por discrepancias con el gobierno de Rafael Correa y, principalmente, por la negativa del Consejo Nacional Electoral a Inscribirlo como candidato, Bucaram se vio impedido de participar en los comicios. En su lugar el PRE optó por el Pastor Nelson Zabala.

Así, el PRE fue consolidándose como “una organización sustentada en el caudillismo de su líder” y no en los ideales de Roídos Aguilera o Assad Bucaram. Martha Roídos, hija del fallecido Presidente, comentó: “[El PRE] Es un partido que corrompe todos los ideales que fueron los que sostuvo mi padre”[7].

Texto completo:

PDF

Referencias

Freidenberg Flavla, Alcántara Sáez Manuel. 2001. “Los dueños del poder: Partidos Políticos en el Ecuador”

Flores de Altamirano Norma. 1996. “Síntesis de la Época Republicana del Ecuador”

De la Torre Carlos, Peruzzotti Enrique. 2008. “Populismo, ciudadanía y Estado de Derecho”, 2008.

Archivo Diario Hoy, “Candidato Presidencia del PRE sería Alvaro Noboa”,1998. http://www.explored.com.ec/noticias-ecuador/candidato-presidencial-del-pre-seria-alvaro-noboa-91967.html

Archivo Diario La Hora, http://www.lahora.com.ee/index.php/notidas/show/1000107759/-1/Jacobo_Bucaram_ hizo_su_show_y_gust%C3%B3.html#. UOtTfYnjn2E

Hurtado Osvaldo. 2007. “El Poder Político en el Ecuador” Prólogo Pp. XIX

Archivo diaria El Universo, “Ayer se recordó el fallecimiento de Roídos y su esposa”, 2005. http://bit.ly/Yax2Nk

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.