Río Quieto

¿Cuáles fueron los primeros sonidos que se escucharon en el planeta? En uno de los primeros capítulos de The Soundscape: Our Sonic Environment and the Tuning of the World, Murray Schafer responde sin temor a dudas: las voces del mar, las caricias de las aguas (1994, p. 15). El paisaje sonoro de las aguas se transforma según peróodos climáticos y zonas geográficas. Una gota de agua nunca suena igual a otra. Cada río tiene su propio canto. Y en la serie Río Quieto, Christian Proaño (Quito, 1978) vuelve los oídos al sonido del agua en flujo para encontrarse con el río y cantar junto a él. No es cualquier río. Es un río que atraviesa el bosque nublado y que pasa por su casa, en Mindo, a unos 80 km al noroeste de Quito.

En las obras de Christian Proaño, el sonido se entiende siempre desde una agencia política que atraviesa las relaciones sociales, desde las lecturas del espacio, los afectos, lo humano y lo no humano. Sus resoluciones pasan por el registro sonoro, pero también por la creación de elementos visuales que se extraen de su interpretación del sonido. La relación del arte con el sonido empieza a mapearse desde la publicación del manifiesto de Luigi Russolo, El arte de los ruidos (1913) y desde la década de los sesenta con los movimientos artísticos que desmaterializaron el arte y rechazaron la predominancia de lo visual y, como Suzanne Delehanty (1981) anota:

La entrada del sonido, escuchado como no escuchado, en las artes plásticas anunciaba un nuevo comienzo. En este comienzo estaban la palabra, la palabra hablada, el sonido ambiental, el ruido, la música y el silencio; todos permitieron a los artistas transformar las artes visuales en un nuevo y tercer ámbito. En este ámbito, compuesto en la mente del artista por una realidad física y una metafísica, las relaciones, que una vez fueron discretas y estáticas, entre el artista, el objeto artístico y el espectador comenzaron a temblar y resonar.... El sonido anunció que la experiencia humana, siempre cambiante en el tiempo y el espacio —la sustancia de la vida misma—, se había convertido tanto en el tema como en el objeto del arte.

La experiencia de Christian Proaño en Río Quieto permite reflexionar sobre las posibilidades de registro, la desmaterialización y el acontecimiento en las práctica sonoras. Las obras que se presentan muestran un trabajo que empieza con el registro del sonido del mar y el río, con la voz del artista, entrenado en canto armónico, cantándole al río. Los textos son extractos de pensamiento que detonan el proceso de creación y los discos de acrílico intervenidos, muestran la manera en que el artista utiliza el soporte de lo musical para grabar e intervenir. Trabaja con los registros de sus grabaciones, pero también dibuja ondas en Ilustrador y dibuja frecuencias audibles. Aunque no podamos escuchar, sus discos son audibles. El ruido en la obra de este artista tiene una condición matérica: lo coge, lo lleva, lo filtra, lo amplifica y con él, construye espacios. Son espacios inmersivos. En sus dibujos, hay frecuencias y silencios.

Desde su interés por el paisaje construido desde el sonido, Proaño explora las relaciones de los humanos con la naturaleza, las relaciones entre los cuerpos, la escucha, el sentido del sonido y el silencio. A continuación, las imágenes de Río Quieto acompañadas por reflexiones del artista sobre su proceso creativo.

Referencias bibliográficas

Delehanty, Suzanne
(1981) Soundings: An International Survey of Sound in the Plastic Arts. Purchase, New York: Neuberger Museum/State University of New York. Recuperado de: http://www.ubu.com/papers/delehanty.html

Schafer, Murray
(1994) The Soundscape: Our Sonic Environment and the Tuning of the World. Rochester: Destiny Books 

Me alejo de la noción de Heráclito que mete el pie en el río y el río pasa. Desde una visión budista, no veo el río como un flujo que pasa mientras yo estoy quieto, sino que yo soy el río, encarno el río. No hay separación entre él y yo. Así cambia la perspectiva en relación a la naturaleza misma.

Parto de la idea del río como el deseo. Río de deseo. Torrente. Sentir el torrente de emociones y pensar en qué significa eso para mí como cuerpo, como artista. Quise ser un río vibrante.

En el canto natural armónico se entiende al cuerpo como un cuerpo vibrante, la voz pone a vibrar al mundo. Entonces, en el proceso de ser río, estaba tratando de sentir al sonido no solo con el oído y el tacto, sino también ver las vibraciones visualmente.

Desde que empecé con el canto armónico he estado junto a los ríos y el mar, porque el canto y el río se van filtrando mutuamente. Se construye un canto que no existe en realidad, pero se materializa en las relaciones entre los dos y se va conversando con el río. El río responde. Tiene sus frecuencias y su canto.