Reporte de 5 casos clínicos; queilitis glandular

Introducción

La cavidad bucal es una estructura esencial para el organismo ya que, está constituida por un grupo de órganos que realizan diferentes funciones básicas para la supervivencia. Aunque estos componentes son independientes con sus propias características y fisiología, deben trabajar en conjunto creando un sistema para cumplir objetivos específicos1.

La estructura más externa que da entrada a la cavidad bucal son los labios, los cuales son dos repliegues músculo membranosos móviles, que limitan con distintas estructuras anatómicas para cumplir diferentes funciones. En los labios se encuentra zonas topográficamente distintas: piel del labio, zona de transición y mucosa del labio2.

Las glándulas salivales tienen como función la elaboración y secreción de saliva, lo cual protege y humedece a la mucosa, esta estructura se clasifica de acuerdo a su tamaño e importancia funcional3. Se dividen en dos grupos, las glándulas salivales mayores formadas por tres pares de glándulas: parótida, submaxilar y submandibular y el segundo grupo son las glándulas salivales menores las cuales están ubicadas en toda la mucosa oral, labiales, palatinas, genianas y linguales4.

Al mencionar los componentes esenciales dentro de la cavidad bucal, se da una relación en cuanto a la “Queilitis”, lo cual es una patología de los labios y de las glándulas salivales. Se designa queilitis a las lesiones inflamatorias inespecíficas de los labios, así quedarían descartadas de esta definición las lesiones localizadas en los labios a procesos inflamatorios específicos, como por ejemplo liquen plano o lupus eritematoso, es decir que no existe una etiología específica, sin embargo, se ha podido con el tiempo encontrar y clasificar a la queilitis en diferentes grupos por sus manifestaciones clínicas5.

El término Queilitis del griego, kheilos: labio, itis: inflamación, fue definido en 1923 por primera vez. Esta patología corresponde a una inflamación de los labios provocada por distintas causas entre ellas la exposición al sol, reacción alérgica, alguna enfermedad sistémica o múltiples factores orgánicos como, por ejemplo, trastornos nutricionales, factores mecánicos, físicos, químicos, inmunológicos o infecciosos, generando distintos tipos como la queilitis glándular y la queilitis no glandular6.

La queilitis glandular, es una patologcausa desconocida, en la el palatolognulomatosa de Miescher, sindrome ,actinomicosis facil teral.esuerpo etumefacciones del palaía clínica de causa desconocida, la cual presenta macroquelia (aumento del volumen de los labios), asociada a eliminación de saliva espesa de las glándulas salivales menores que se encuentran edematosas y ectásicas7. Desde 1980 que fue descrita por primera vez por Volkman, a través de los años se ha añadido muy poco en cuanto a su conocimiento con algunos artículos y publicaciones de casos aislados de pacientes8.

A este trastorno anormal inflamatorio de las glándulas salivales menores que afecta al labio inferior y que con mayor frecuencia ataca a los adultos varones, se le ha atribuido múltiples factores (exposición crónica al sol, viento, tabaquismo, alteración emocional, infección bacteriana o herencia), sin embargo, los factores etiológicos desencadenantes básicos aún son desconocidos9. Entre las causas posibles están la inflamación de glándulas heterotópicas, la litiasis (presencia de cálculos) y la posibilidad de que la hipersecreción salival genere una respuesta exagerada a la irritación labial producidas por otras causas mencionadas anteriormente10.

Se han descrito tres tipos (tabla 1), que más que diferentes, son un espectro progresivo de la QG. La queilitis glandular simple fue detallada en 1927 por Puente y Acevedo, comienza en la infancia y es relativamente frecuente10. Se caracteriza por múltiples lesiones sin dolor, del tamaño de la cabeza de un alfiler, con depresiones centrales y canales dilatados, siendo posible su trasformación en los otros dos tipos9. Queilitis glandular supurada superficial fue descrita por Baelz y Unna, es una forma atenuada de la queilitis profunda, se caracteriza por un labio edematizado sin dolor, con costras, induración, úlceras superficiales del labio y cubiertas de crestas impetigiosas11.

Y el tercer tipo, la queilitis glandular apostemosa, o también denominada de tipo supurativo profundo o mixadenitis labial, fue descrita en 1870 por Volkmann, es mucho más rara, y es una infección intensa con abscesos y conductos fistulosos que terminan formando cicatrices12.La macroquelisis es permanente y muy dolorosa, el labio es recubierto por costras que se adhieren que, al levantarse dejan una mucosa sangrante y erosionada13.Organismos como los estafilococos forman microabcesos submucosos, los cuales forman tractos fistulosos, que pueden evolucionar a la formación de carcinomas en el 18-35% de los casos14.

Por último en cuanto a las manifestaciones histopatológicas, el tejido conjuntivo del labio inferior contiene numerosas glándulas salivales menores, crónicamente inflamadas, con la presencia de conductos excretores distendidos y tortuosos. Estos conductos contienen mucina condensada con sustitución de acinos (grupo de células especializadas en la secreción), por tejido fibroso, células plasmáticas y linfocitos, pero rara vez se aprecia una verdadera hiperplasia glandular15. Por otra parte, los conductos presentan áreas focales de metaplasia a epitelio plano estratificado y en ellos pueden penetrar bacterias generando una consecuencia de exudado purulento el cual sustituye a la mucina, por esta razón son frecuentes los abscesos profundos con frecuentes tractos sinusales supurativos10.

 

Tabla 1. Clasificación de Queilitis glandular

Tipos

Carácteristicas clínicas

1. Simple

Común
Asintomática
Múltiples lesiones pequeñas con depresión central

2.Superficial- supurativa

Forma supurativa de la queilitis glandular simple
Asintomático con induración

3. Supurativa profunda
Apostematosa
Mixadenitis labial

Infección profunda intensa
Dolorosa

 

Casos Clínicos

20.130 historias clínicas fueron recolectadas en los años 2000-2018 del Centro Dermatológico Garzón, las cuales 1.184 fueron consultadas por patología oral (5,88%), en donde 5 pacientes presentaron QG, (0.021% / total o 0.37% /patología oral), (tabla 2, 3 y 4).

Caso 1

Paciente masculino de 46 años de edad, considerado mestizo, presenta lesión en la zona del labio inferior con un tiempo de evolución de 5 años. El paciente menciona que mantiene una correcta higiene oral, y aunque manifiesta que su trabajo es en bodega y no se mantiene bajo el sol no utiliza protector solar, por otro lado, no presenta hábitos ni es fumador. Clínicamente se observan lesiones sin dolor, del tamaño de la cabeza de un alfiler con depresiones centrales, (figura 1). El diagnóstico presuntivo se le atribuye a queilitis actínica y como tratamiento preventivo se le medicó mometasona tópica.

Se realizó una biopsia escisional con punch de 3 mm, la cual, en los cortes histológicos demuestra edema en la submucosa, importante infiltrado inflamatorio, plexo vascular dilatado, en profundidad ectasia ductal con mucus y acinos glandulares hiperplásicos rodeados de infiltrado inflamatorio, (figura 2 y 3). Por lo tanto, el diagnóstico definitivo fue queilitis glandular simple y el paciente fue manejado con Prednisona vía oral 1 mg por kilogramo/día durante 15 días consecutivos con reducción paulatina de la dosis.

Figura 1. Queilitis Glandular simple – Caso #1.

A

B

Figura 2 y 3. Cortes histológicos tinción HE, aumento 10X - 20x respectivamente-Caso # 1. (A), edema en la submucosa, importante infiltrado inflamatorio, plexo vascular dilatado. (B), en profundidad ectasia ductal con mucus y acinos glandulares hiperplásicos rodeados de infiltrado inflamatorio.

Caso 2

Paciente masculino de 42 años de edad considerado mestizo, acude a consulta del Centro Dermatológico Garzón, por la presencia de una lesión en la zona del labio inferior con un tiempo de evolución de 4 años, (figura 4). El paciente no refiere dolor, menciona trabajar como guardia de seguridad, sin embargo, no presenta uso de protector labial con protección solar, ni es fumador. El diagnóstico presuntivo se le atribuyó a queilitis actínica y el tratamiento preventivo fue el uso de 5-FU (5-fluorouracilo), de uso tópico dos veces al día, fármaco indicado para el cáncer de piel de células basales, queratosis actínica, entre otras.

Se realizó una biopsia escisional con punch de 3 mm, la cual en los cortes histológicos se puede observar la presencia de acinos multiloculares, poco infiltrado inflamatorio en las glándulas salivales, ectasia ductal por el aspecto de un conducto excretor dilatado lleno de saliva, metaplasia por aplanamiento del tejido estratificado del conducto y presencia de vasocongestión, como se puede observar en (figura 5 y 6).  El diagnóstico definitivo fue queilitis glandular supurativa superficial. El paciente fue manejado con Prednisona vía oral 1 mg por kilogramo/día durante15 días consecutivos con reducción paulatina de la dosis.

Figura 4. Queilitis Glandular Superficial - Caso #2.

 
A

B

Figura 5 y 6: Cortes histológicos tinción HE, aumento 10X - 40x respectivamente-Caso #2. (A) y (B). Se puede observar la presencia de acinos multiloculares; poco infiltrado inflamatorio en las glándulas salivales, ectasia ductal por el aspecto de un conducto excretor dilatado lleno de saliva; metaplasia por aplanamiento del tejido estratificado del conducto y presencia de vasocongestión.

Caso 3

Paciente masculino de 36 años de edad fumador, considerado mestizo, se presenta en la consulta por el aspecto de su labio inferior, el cual mantiene costras, vesículas e induración en la zona superficial con un tiempo de evolución de 6 años, (figura 7). El paciente no manifiesta dolor, sin embargo, presenta molestias e incomodidad para alimentarse y relacionarse por el aspecto de su estética. En cuanto a la higiene oral, se observa deficiente y el paciente menciona que se cepilla entre 1 a 2 veces por semana. El diagnóstico presuntivo se le atribuye a herpes labial y como tratamiento preventivo se le medicó antivirales.

Se realizó una biopsia escisional con punch de 3 mm, la cual, en los cortes histológicos demostró predominancia de ectasia ductales, material denso eosinofílico intraductal correspondiente a mucus, acinos glandulares con infiltrado inflamatorio, (figura 8 y 9);  el diagnóstico definitivo fue queilitis supurativa superficial y el paciente fue manejado con Prednisona vía oral 1 mg por kilogramo/día durante 15 días consecutivos con reducción paulatina de la dosis.

Figura 7. Queilitis Glandular Supurativa Superficial – Caso # 3

A

B

Figura 8 y 9: Cortes histológicos tinción HE, aumento 10X - 20x respectivamente - Caso #3 (A) y (B). Predominancia de ectasia ductales, material denso eosinofílico intraductal correspondiente a mucus, acinos glandulares con infiltrado inflamatorio.

Caso 4

Paciente femenina de 22 años de edad, fumadora social, considerada mestiza, presenta lesión en la zona del labio inferior con un tiempo de evolución de 3 años. La paciente acude a la consulta porque manifiesta que su lesión es permanente, menciona que su labio inferior se queda pegado con su labio superior generando sangrado y nuevamente costras, (figura 10), por ultimó su mayor preocupación es la presencia de mucho dolor en la zona, evitando realizar ciertas funciones esenciales para no generarse daño.

El diagnóstico presuntivo se le atribuye a impétigo, considerado dentro del grupo de queilitis bacterianas, como tratamiento preventivo se le medicó antibióticos. Al realizar la biopsia escisional con punch de 3 mm, los cortes histológicos demuestran la presencia de gran ectasia ductal, importante infiltrado inflamatorio mixto con linfocitos y polimorfonucleares, rodeando a los acinos glandulares, hallazgos propios de  queilitis supurativa profunda. El paciente fue manejado con Prednisona vía oral 1 mg por kilogramo/día durante 15 días consecutivos con reducción paulatina de la dosis, con lo que se logró una remisión total, (figura 12).

Figura 10. Queilitis Glandular supurativa profunda- Caso #4

Figura 11:  Cortes histológicos tinción HE, aumento 20X - Caso # 4. Al extremo izquierdo del corte se observa la presencia de gran ectasia ductal, importante infiltrado inflamatorio mixto con linfocitos y polimorfonucleares, rodeando a los acinos glandulares.

 

A

 

B

Figura 12. Resultados terapéuticos antes y después - Caso #4.

Caso 5

Paciente masculino de 6 años de edad, considerado por la madre mestizo, presenta lesión en la zona del labio inferior y labio superior (figura 13), con un tiempo de evolución de 2 años. La madre acude a la consulta porque menciona que el niño no puede alimentarse correctamente por presentar dolor en su boca. El diagnóstico presuntivo fue queilitis, sin determinar su tipo hasta obtener los resultados histológicos. Al realizar la biopsia, en los cortes histológicos se observa ectasia ductal y vascular, acinos glandulares con infiltrado inflamatorio peri e intraglandular, (figura 14 y 15), cambios vistos en la queilitis supurativa profunda y el paciente fue tratado con Prednisona vía oral 1 mg por kilogramo/día durante 15 días consecutivos con reducción paulatina de la dosis, con lo que se logró una reducción total, (figura 16).

Figura 13. Queilitis Glandular supurativa profunda - Caso # 5

A

B

Figura 14 y 15: Cortes histológicos tinción HE, aumento 10X - 20x respectivamente Caso # 5. (A) se observa ectasia ductal y vascular (B), acinos glandulares con infiltrado inflamatorio peri e intraglandular

A

B

Figura 16. Resultados terapéuticos antes y después - Caso # 4

Resultados

Tabla 2. Zona de lesión; evolución; diagnóstico presuntivo. Se exponen los 5 casos clínicos con la respectiva zona en donde se presenta la lesión (labio superior o labio inferior), tiempo de evolución y diagnóstico presuntivo.

Caso

Edad
(Años)

Sexo

Raza

Zona

Evolución

Dg.Presuntivo

1

42

M

M

L.I

4 años

Q. Actínica

2

36

M

M

L.I

6 años

Herpes labial

3

22

F

M

L.I

3 años

Impétigo

4

6

M

M

L.I - L.S

2 años

Queilitis

5

46

M

M

L.I

5 años

Q. Actínica

 

Tabla 3.  Características y diagnóstico definitivo. Se expresa dentro de los 5 casos clínicos ciertos factores que influyen en la quelitis glandular, el diagnóstico definitivo y tipo de QG de acuerdo a sus características.

Caso

Edad
(Años)

Sexo

Diagnóstico

Tipo

Daño solar

Mal
Higiene

1

42

M

Q. Glandular

Supurativa superficial

+

-

2

36

M

Q. Glandular

Supurativa superficial

-

+

3

22

F

Q. Glandular

Supurativa profunda

-

-

4

6

M

Q. Glandular

Supurativa profunda

-

-

5

46

M

Q. Glandular

Simple

-

-

 

Tabla 4. Muestras histológicas de QG. Se expresa las características histológicas de las muestras de los 5 casos clínicos de queilitis glandular.

Caso

Multi-
locularidad

Sialadenitis

Ectasia ductal

Metaplasia

Mucus ductal

Vaso-
congestión

Otros

1

+

+

+

+

+

+

+

2

+

+

+

+

+

+

+

3

+

+

+

+

+

+

+

4

+

+

+

+

+

+

+

5

+

+

+

+

+

+

+

 

Discusión

La manifestación clínica de la QG afecta casi invariablemente al labio inferior y con mayor predisposición a hombres de mediana edad, aunque se ha descrito en algunos casos en niños, y poco frecuente en mujeres, como se comprueba en los 5 casos clínicos. Clínicamente el labio inferior está engrosado, revertido y con pérdida de movilidad. Tiene la presencia de gran cantidad de nódulos y orificios puntiformes de color rojo-negro con un halo blanquecino leucoplasiforme, correspondientes a la desembocadura de glándulas menores, facilitando la salida de saliva espesa por dichos agujeros16.

Esta saliva mucoide y espesa se seca en la superficie del labio, generando malestar y adhesión entre el labio superior y la parte inferior. Por lo tanto, es por esta causa de malestar que el paciente acude a la consulta. Por otra parte, se observan signos de daño solar crónico en el bermellón, en algunos casos evidencia de mala higiene oral con pérdida de dientes o gingivitis8. La evolución de dicha patología es crónica, por lo general hacia supuración. Al secarse la superficie del labio, se generan costras y erosiones, donde la mucosa revertida desarrolla metaplasia y esta es la razón de su relación con el carcinoma18.

Por otro lado, en cuanto a las manifestaciones histopatológicas, el tejido conjuntivo del labio inferior contiene numerosas glándulas salivales menores, crónicamente inflamadas con la presencia de conductos excretores distendidos y tortuosos. Estos conductos contienen mucina condensada con sustitución de acinos (grupo de células especializadas en la secreción), por tejido fibroso, células plasmáticas y linfocitos. Por otra parte, los conductos presentan áreas focales de metaplasia a epitelio plano estratificado y en ellos pueden penetrar bacterias generando una consecuencia de exudado purulento el cual sustituye a la mucina, por esta razón son frecuentes los abscesos profundos con frecuentes tractos sinusales supurativos10.

Para un correcto diagnóstico de QG, es necesario una minuciosa historia y examen clínico para descartar los demás tipos de queilopatías. Es importante realizar una biopsia y determinar las características histológicas mencionadas19. Un signo de diagnóstico útil es que la mucina puede ser exprimida de los nódulos mediante palpación bimanual. El diagnóstico diferencial debe realizarse con otras formas de queilitis como la actínica, con la cual se la relaciona a menudo, queilitis granulomatosa, sialodenitis, angiodema y queilitis relacionada con diversas dermatosis, dermatitis de contacto, dermatitis atópica, psoriasis, liquen plano, lupus eritematoso8.

Se ha descrito una variedad de tratamientos, pero con poca tasa de éxito. El tratamiento más conservador incluye antibióticos sistémicos (en casos purulentos), corticoides, antihistamínicos, bálsamos y protector solar. Pero en los casos más evolucionados y dado el potencial premaligno, está indicada la cirugía (incisión de una elipse, bermellectomía)17.Este tipo de tratamiento debe ser ofrecido solo a las personas lo suficientemente sintomáticos con macroquelia y la saliva adherida causando malestar intenso20. El resultado funcional y estético es por lo general satisfactorio, con una disminución del volumen del labio y de los síntomas. 

Finalmente como se pudo observar en los cinco casos clínicos el tratamiento fue manejado con Prednisona vía oral 1 mg por kilogramo/día durante 15 días consecutivos con reducción paulatina de la dosis. Se puede evidenciar en los casos #4 y #5, en las figuras 12 y 16 una reducción de la patología a la cuarta semana de control, sin embargo los pacientes de los casos restantes no acudieron a su consulta de control por distintos motivos sin que sea posible realizar un seguimiento.

Conclusiones

Como conclusiones podemos destacar que la queilitis glandular es una patología que se presenta con mayor frecuencia en los hombres y puede ser de tres tipos, la  simple, supurativa superficial y supurativa profunda. Aunque es más evidenciada en edad media también puede presentarse en niños. En cuanto a la manifestación clínica afecta casi invariablemente al labio inferior. Las características histológicas evidencian multilocularidad, sialadenitis, metaplasia, mucus ductal , vasocongestión y sobre todo ectasia ductal. Finalmente el tratamiento con Prednisona fue favorable una reducción total de la patología.

Referencias bibliográficas

  1. Gómez M, Campos A. Histología y embriología bucodental. Cavidad bucal y Glándulas salivales. Tercera edición. España: Editorial Medica Panamericana; 2009.
  2. Urla J, Interiano A. Histología general, aparato estomatognático. Cavidad bucal; 2015.(Citado 2019 agosto 20.) Disponible en: http://www.apoyo.usac.gt/Cavidad%20Bucal.pdf
  3. Abramovich A. Histología y embriología dentaria. 2da edición. España: Editorial Medica Panamericana SA; 1999.
  4. Anaya J, Sarmiento J, García M. Síndrome de Sjögren. Anatomía y fisiología de las glándulas salivales.2da edición. Bogotá: Editorial Universidad del Rosario ; 2017.
  5. Echeverría J, Cuenca E. El manual de odontología. Patología de los labio. Cuarta edición. España: Editorial Masson; 2002.
  6. Hernández C, Fuentes B, Velásquez R. Queilitis actínica: aspectos histológicos, clínicos y epidemiológicos. Revista cubana de estomatología. 2016; 53(2): 45-55. Disponible en: 'http://scielo.sld.cu/pdf/est/v53n2/est07216.pdf
  7. Avery J, Chiego D. Principios de histología y embriología bucal con orientación clínica. Cuarta edición. España: Editorial Elsevier ; 2007.
  8. Simonsen M, Vilcahuamán V, Lourenço S. Queilitis glandular.Revista Dermatología Perú. 2013; 23(3): 151-154. Disponible en: http://sisbib.unmsm.edu.pe/BVRevistas/dermatologia/v23_n3/pdf/a02v23n3.pdf
  9. Shafer W, Hune M, Levy B. Tratado de patología bucal. Alteraciones del desarrollo de labios y de paladar. México: Editorial Interamericana: 1986.
  10. López  J. Patología de los labios. Madrid : Editorial Ripano, S,A; 2012.
  11. Philip J, Eversole L, Wysocki G. Patología oral y maxilofacial. Trastornos mediados por procesos inmunitarios. 2da edición. España: Editorial Elsevier: 2005.
  12. Langlais R, Miller C, Nield J.  Atlas a color de enfermedades bucales. Trastornos propios de los labios. Primera edición. México: Editorial Manual moderno; 2011.
  13. Pérez A, López E, Pino G. Queilitis granulomatosa de Miescher: Reporte de un caso con respuesta terapéutica favorable a minociclina y esteroide intralesional. Revista mexicana de cirugía bucal y maxilofacial. 2011; 2(7): 64-67.Disponible en: https://www.odontologiavirtual.com/2014/03/queilitis-granulomatosa-de-miescher.html
  14. Boza Y, Guillén D. Queilitis actínica: Reporte de tres casos y revisión de literatura. ODOVTOS-International Journal of Dental Sciences. 2018; 20(3): 33-42.
  15. Monleón R, Riera P. Manejo de las queilitis de contacto en atención primaria. Revista Atención primaria.1998;22(1): 53-58. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-atencion-primaria-27-articulo-manejo-las-queilitis-contacto-atencion-14851
  16. Ceccotti E, Sforza R, Carzoglio J, Luberti R, Flichman, J. El diagnóstico en clínica estomatológica. Primera edición. España: Editorial Medica Panamericana; 2007.
  17. Castaño E, Comunión A, Arias D, Miñano R, Romero A , Borbujo J. Tratamiento de queilitis actínicas con terapia fotodinámica. Revista Actas Dermo-Sifiliográficas. 2009; 100 (10) : 837-841.
  18. Ceballos A. Biblioteca virtual  Universidad Nacional de Rosario (Internet). La cavidad bucal, centro de variadas funciones. 2005; 169-180 ; (citado 2019 Agosto 5). Disponible en : http://bibliotecas.unr.edu.ar/muestra/medica_panamericana/9789500603034.pdf
  19. Dueñas H, Lazo L. Biopsia en odontología. Revista Situa. 2006 ; 15(2): 37-41. Disponible en: http://sisbib.unmsm.edu.pe/BVRevistas/situa/2006_n1-2/pdf/a07.pdf
  20. Pinheiro P. MD Saude (internet).Queilitis angular- causas síntomas y tratamientos; 1 de agosto 2019.( Citado 2019 Agosto 20).Disponible en: https://www.mdsaude.com/es/dermatologia-es/queilitis-angular/